Mi trayectoria

Ahora disfrutan el sabor de la alegría

Ahora disfrutan el sabor de la alegría

«Tras la muerte de mi hijo quedé muy deprimida. No había algo o alguien capaz de darme consuelo. Absolutamente todo perdió sentido para mí. Solo Dios comprendió mi tristeza y me sacó de ese pozo sin fondo, llenándome de vigor y devolviéndome la fe. Volví a sonreír y retomé mis planes», María Leonor Sánchez.

«Después de separarme de mi esposa, me desmoralicé porque no me permitía ver a mi hijo. Varios años me la pasé llorando y apenas comía. Los días me parecían tan largos… Me entregué a Dios y mi existencia tomó un nuevo sentido, también pude reestablecer la relación con mi hijo», Gerardo Delgadillo.

«Crecí sintiendo que nadie me quería, así que me llené de sentimientos dañinos. Despertar cada mañana se había vuelto algo pesado, no había algo que me motivara a luchar. Descubrí a un Dios que es amor y me hizo saborear una vida diferente. Ahora cada día vale la pena»,

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario