obediencia2

Bendiciones de la obediencia

Para conquistar las bendiciones de Dios, la clave es permanecer apoyados en la Palabra de Dios. La Palabra es nuestra guía, es un manual de vida, en ella se encuentran los secretos para tener una vida bendecida, prospera y feliz. Muchas personas se preguntan porqué la vida de ellas no sale adelante aún creyendo en Dios. La respuesta a esto es: ellas creen en Dios, pero no existe la práctica de Su Palabra y a causa de esto no hay progreso.

 

No existe fe sin obediencia. Si la persona cree y no obedece, su fe no tendrá resultados. No basta solo creer en Dios, lo que va a hacer la diferencia es la práctica de la Palabra de Dios. ¿Cómo podemos impedir que el mal nos domine? Solamente obedeciendo la Palabra de Dios. Siguiendo la orientación del Espíritu Santo en nuestra vida.

 

La Biblia nos habla acerca de las bendiciones de la obediencia a la Palabra de Dios: Acontecerá que si oyeres atentamente la voz del Señor tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también el Señor tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. (Deuteronomio 28:1). ¿Cómo podemos escuchar la voz de Dios? A través de Su Palabra, cuando se lee, se medita, Dios habla con nosotros y nos orienta, nos muestra el camino a seguir.

 

Cuando solo se guarda la Palabra y no se práctica, se tiene el conocimiento pero eso no cambia en nada, de igual forma se termina siendo una persona frustrada, vacía, triste y deprimida. Lo que Dios quiere es que todos tengamos vida y vida en abundancia, pero solo se podrá conquistar esa vida en el momento que se pone en practica la Palabra de Dios.

 

Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz del Señor tu Dios… (Deuteronomio 28:2). Podemos ver aquí que Dios quiere bendecirnos en todos los aspectos, si oímos la Palabra de Dios y la ponemos en práctica fielmente, la prosperidad y las bendiciones vienen.

 

Satanás siempre va a luchar para poner duda en el corazón, para desanimar y pensar que con Dios no hay resultados. De ninguna manera se puede mirar para las circunstancias, para las dificultades, hay que mirar hacia adelante, porque fe es mirar hacia adelante, creer que se va a conquistar, aunque todo parezca difícil, con Dios siempre se vence y se conquista. Las personas que hoy tienen testimonio en su vida, es porque ellas obedecieron, practicaron la fe y perseveraron.

 

Cada uno somos libres de tomar nuestra propia decisión. Si usted quiere tomar posesión de las grandezas de Dios, el camino es obedecer Su Palabra, ponerla en práctica y perseverar. Todo se conquista con lucha, con sacrificio y con entrega. Te pondrá el Señor por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas… (Deuteronomio 28:13).  Dios le bendiga.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario