Photograph of a couple of 100 dollar bills.

¿Cuál es su valor?

Un hombre, con el rostro abatido de pesar y sintiéndose sin ningún valor se reúne con una amiga en un restaurante a tomar un café. Deprimido descargó en ella sus angustias… que el trabajo, que el dinero, que la relación con su pareja, que su vocación… Todo parecía estar mal en su vida. La amiga introdujo la mano en su cartera, sacó un billete de 100 dólares y le dijo: “¿quieres este billete?”.

 

El hombre un poco confundido al principio, le dijo: “Claro, son 100 dólares, ¿quién no los querría?”. Entonces ella tomó el billete en uno de sus puños y lo arrugó hasta hacerlo un pequeño bollo. Mostrándole la entrujada pelotita verde volvió a preguntarle: “No se qué pretendes con esto, pero siguen siendo 100 dólares, claro que los tomaré si me los entregas”. Contestó él.

 

Entonces ella desdobló el arrugado billete, lo tiró al piso y lo restregó con su pie en el suelo, levantándolo luego sucio y marcado. “¿Lo sigues queriendo?”. “Mira, sigo sin entender que pretendes, pero ese es un billete de 100 dólares y mientras no lo rompas conserva su valor…”

 

“Entonces, debes saber que aunque a veces algo no salga como quieres, aunque la vida te arrugue o pisotee siegues siendo teniendo valor… Lo que debes preguntarte es CUÁL ES TU VALOR EN REALIDAD y no lo golpeado que puedas estar en un momento determinado”.

 

El hombre se quedó mirando a su amiga sin decir palabra alguna mientras el impacto del mensaje penetraba profundamente en él.

 

Cuando todo le sale mal, ¿usted siente que pierdes tu valor, o usted cree en las palabras del Señor Jesús?  Considerad las aves, que ni siembran, ni siegan; que ni tienen despensa, ni granero, y Dios los alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que las aves? Lucas 12:24

 

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario