Desiciones

Decisiones equivocadas

El echo de acudir a la iglesia y escuchar la Palabra de Dios, no significa que la persona esté en la fe, practicando la voluntad de Dios. Si ella da lugar a las palabras negativas, a los malos pensamientos, a las dudas, etc.

 

Si por algún motivo damos lugar a esto, corremos el riesgo de estar lejos de Dios aún acudiendo a la iglesia y por lo tanto de tomar decisiones equivocadas, que más tarde nos pueden llevar al sufrimiento y a salir de la Presencia de Dios.

 

La vida espiritual es algo que se debe considerar con mucha seriedad, pues a partir del momento que la fe se enfría, las decisiones que se toman pueden ser equivocadas. Cuando tomamos una mala decisión Dios no puede detenernos, ya que Él nos ha dado libre albedrío, para decidir.

 

Un ejemplo bíblico que podemos considerar es del hijo pródigo, el cual no quiso seguir la orientación de Su Padre, pidió la parte que le correspondía de su herencia y se marchó. Estando lejos de su padre, comenzó a malgastar su dinero y terminó por perder todo. Este  joven pasó por muchas necesidades y sufrimiento. Un día este joven reconoció la mala decisión que había tomado y decidió regresar a la casa de su padre, humillándose ante él, su padre lo recibió con los brazos abiertos, dándole otra oportunidad. (Lucas 15:11-32).

 

Comparando este hecho bíblico en la vida del ser humano, el padre representa a Dios, el hijo pródigo representa la humanidad rebelde, aquellos que se encuentran perdidos, lejos de Dios o aquellos que un día se apartaron de Su camino.

 

Pero cuando la persona decide volverse a Dios, se arrepiente de todo lo malo que ha hecho,  la sangre de Jesús le lava, le purifica de todo pecado de esta manera la persona se libera y Dios hace en su vida todo de nuevo.

 

Quizás usted sea una persona que un día estaba en el camino de Dios, pero por una circunstancia u otra se terminó apartando de Su Presencia, y hoy se encuentra sufriendo, desesperado y deseando volver a los brazos de Su Padre. O tal vez usted sea una persona que  escucha la Palabra de Dios, asiste a la iglesia, pero aún no ha tomado la decisión de entregar su vida verdaderamente a Dios y usted reconoce que no ha nacido de nuevo y que ha estado apartado de Dios.

 

Si usted quiere volverse a Él, el siguiente paso es tomar la decisión de asumir un compromiso con Dios de hecho y de verdad, si usted comienza a ser fiel a Su Palabra, tenga la seguridad de que su vida va a cambiar por completo. Dios los bendiga.

 

Obispo Paulo Roberto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario