Depende de quien son las manos

Una pelota de basketball en simples manos, puede ser algo divertido. Pero en las manos de Michael Jordan, es un juego maravilloso.

Todo depende de quién son las manos.

 

Una paleta y unos pinceles en simples manos, serían algo curioso. Pero en las manos de Miguel Ángel, sin duda serían una obra de arte.

Todo depende de quién son las manos.

 

Un lápiz en simples manos puede servir para escribir su nombre. Pero en las manos de William Shakespeare sirve para relatar y crear historias.

Todo depende de quién son las manos.

 

Una vara en simples manos podrá ahuyentar a un perro hambriento. Pero en las manos de Moisés, hizo que las aguas del mar se abrieran.

Todo depende de quién son las manos.

 

Una onda en simples manos sería tan sólo un juguete. Pero en las manos de David fue un arma mortal, con la que mató a Goliat.

Todo depende de quién son las manos.

 

Dos peces y cinco trozos de pan en simples manos, son un almuerzo para dos. Pero en las manos de Jesús, fueron el alimento de toda una multitud.

Todo depende de quién son las manos.

 

Unos clavos tomados en simples manos quizás podrían servir para construir una silla. Pero clavados en las manos de Jesús fueron parte del sacrificio que trajeron la salvación al mundo entero.

 

Manos hay muchas, pero las de Dios, son las únicas manos en la que podemos confiar y lanzarnos con toda garantía. Vale la pena hacerlo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *