Casa en venta

El anuncio

El dueño de un pequeño comercio, amigo del gran poeta Olavo Bilac, lo encontro en la calle y le dijo:

 

– Sr. Bilac, necesito vender mi casa, que usted tanto conoce. ¿Será que usted puede escribir un anuncio para el periódico?

 

Olavo Bilac tomó un papel y comenzó a escribir: “Se vende bella propiedad, donde cantan los pájaros al amanecer en el extenso arbolado, cortados por cristalinas y marejantes aguas de un río.  La casa bañada por el sol naciente ofrece la sombra tranquila de las tardes, en el balcón”.

 

Meses más tarde, el poeta se cruza con el hombre y le pregunta si había conseguido vender su casa.

 

– Ni pienso más en eso – dijo el hombre – Cuando leí el anuncio y percibí la maravilla que tenía, pensé en cómo nunca había apreciado la casa que tengo. Gracias al anuncio me hizo entender que estaba dejando ir algo bueno de mi vida.

 

Reflexión:

A veces, no descubrimos las cosas buenas que tenemos con nosotros y vamos lejos detrás de espejismos y falsos tesoros.

Valorice lo que usted tiene, la persona que está a su lado, los amigos que están cerca de usted, el empleo que Dios le dió, el conocimiento que usted adquirió, su salud, su sonrisa, en fin todo aquello que nuestro Dios nos proporciona diariamente para nuestro crecimiento espiritual.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario