gilgal

Gilgal: donde inicia tu abundancia

Después de que Dios hiciera a los israelitas vencer la esclavitud en Egipto, y tras caminar varios años por el desierto rumbo a la tierra prometida, Gilgal fue el primer sitio donde el pueblo hebreo renovó su pacto con Dios.

Allí, el maná (pan del cielo) dejó de descender. En Gilgal, los israelitas pudieron alimentarse de los frutos de la tierra.

 

Haber llegado a Gilgal fue el primer paso para poseer la tierra prometida, fue el comienzo de una vida nueva. Simbólicamente, llegar a Gilgal representa tener acceso a una prosperidad que no habíamos conocido, donde lo básico es reemplazado por la abundancia.

 

Dios desea saciarle con lo mejor de la Tierra, ayudarle a superar sus objetivos y alcanzar sus metas. Él quiere ayudarle para que usted deje de vivir con lo básico, y comience a  vivir en abundancia. Sin embargo, para que eso suceda, serle fiel es primordial.

 

Destacado:

«Entonces Dios le dijo a Josué: “Ya les he quitado la vergüenza de haber sido esclavos en Egipto”. Por eso hasta hoy ese lugar se llama Gilgal. Los israelitas celebraron la Pascua al caer la tarde del día catorce del mes de Abib, mientras estaban acampados en Gilgal, en la llanura cercana a Jericó.

 

Al día siguiente comieron por primera vez de lo que producía la tierra de Canaán: granos de trigo horneados y pan sin levadura. Ese mismo día el maná dejó de caer. Los israelitas ya no comieron más maná, sino que se alimentaron de lo que producía la tierra de Canaán» (Josué 5:9-12).

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario