Young student series.

Ladrón de sueños

Ante un grupo de niños un hombre contó la siguiente historia: Marcos era el hijo de un humilde entrenador de caballos que tenía muchos sueños. Su padre ganaba muy poco dinero y solo podía cubrir las necesidades básicas para mantener a su familia y mandar al niño al colegio, pero aún así el niño nunca dejo de pensar en la un día poder realizar sus sueños.

 

Una mañana en la escuela, el profesor les pidió a los alumnos que escribieran cómo querían que fuese su vida cuando fueran adultos.

 

Marcos escribió siete páginas, esa noche, en la que describía sus sueños. Relató todos sus sueños con mucho cuidado, detallando los pormenores e incluso dibujó un plano de todo el proyecto.

 

En sus sueños el niño deseaba una gran extensión de terreno donde tener una vivienda, establos para los caballos, corrales para diversos tipos de animales y tierras dedicadas a la siembra y a la ganadería.

 

El proyecto era un sueño perfecto. Después de trabajar en él varias horas, creyó tener el proyecto más ambicioso que un niño podría llegar a tener. Con ánimo de ganador, al día siguiente se lo entregó a su profesor.

 

Dos días más tarde, recibió de vuelta su trabajo reprobado y con una nota que decía: «Ven a verme después de clases». Marcos, muy enojado, fue a ver a su profesor y antes de que éste dijera nada, le preguntó: –¿Por qué usted me reprobó?

 

–Tranquilízate y siéntate, creo que lo tuyo no son nada más que sueños imposibles de concretar. No tienes recursos; tienes una familia muy pobre. Para lograr lo que quieres, necesitarías mucho dinero.

Primero tendrías que comprar el terreno, pagar para construir todo lo que pretendes hacer, comprar los animales, semillas para la siembra y además tendrías muchos gastos de mantenimiento. Creo que es un proyecto millonario, que no estás en condiciones de lograr.

 

Continuó el profesor. —Quiero que revises tu trabajo, te olvides de esos sueños y consideres algunos aspectos más realistas; tómate unos días, vuelve con el nuevo trabajo y reconsideraré nuevamente la nota.

 

Marcos regresó a su casa, pero para nada estaba convencido. Pensó mucho tiempo en el asunto y finalmente le pidió consejo a su padre, para saber qué opinaba sobre esta idea.

 

Éste con mucha sabiduría, le respondió: –Mira, hijo, tienes que decidir por ti mismo, creo que es una decisión muy importante para tu vida. Si crees de verdad que puedes llegar a lograr, tu sueño, a pesar de la opinión de tu profesor, hazlo. Mi consejo es que consultes a Dios, si tus deseos están dentro de Su voluntad y tu te sometes a ella, nadie en este mundo va a impedir que se haga realidad lo que te has propuesto.

 

–Gracias por tu consejo, papá, creo que tengo la respuesta para el profesor, respondió Marcos.

 

Regresó a la escuela, con el mismo proyecto, se lo entregó al profesor y le dijo: —Usted puede quedarse con mi mala nota, yo me quedaré con mi sueño.

 

Jamás permita que un ladrón robe sus sueños, simplemente porque él no los crea posibles, porque sus sueños sumados a la voluntad de Dios, siempre son realizables, por más alocados que éstos parezcan, si usted los persigue, se esfuerza y sacrifica para alcanzarlos, entonces lo va a lograr, Dios ira delante de usted para que así sea.

2 comentarios
  1. Cinthia Mansur
    Cinthia Mansur Dice:

    Muchos desean robar nuestros suenos, hasta matarlos, pero cuando sonamos los suenos de Dios….intentan pero no logran….

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario