Contacto

Para cambiar de vida

Para cambiar de vida

La gente acostumbra pensar que si tuviera o viera ocurrir determinada cosa, su vida cambiaría. Muchos se casan, estudian, se mudan de ciudad, roban e incluso matan con la intención de apoderarse de cierto objeto, condición o persona que, según su parecer, puede mudar su existencia.

Pero ¿cómo pueden cambiar su realidad si lo que controla sus actitudes y dirige sus decisiones no ha cambiado? ¿Cómo pueden disfrutar de algo nuevo si la forma de lidiar con lo que reciben es vieja?

El secreto para cambiar de vida es cambiar de mentalidad. Si deseas tener una vida nueva, necesitas absorber nuevos pensamientos. Solo así estarás apto para tomar nuevas actitudes y, consecuentemente, tendrás nuevas oportunidades y nuevos resultados.

Fue lo que Gedeón hizo. Primero cambió de pensamiento: pensó en tener más en lugar de resignarse. Después cambió de actitud: fue a sacudir el trigo en el lagar en vez de quedarse en la caverna. Luego tuvo una nueva oportunidad: la de mostrar su fe a Dios mediante el sacrificio. Y, por fin, obtuvo nuevos resultados: libertó a Israel de la opresión de los madianitas y se tornó riquísimo.

Todo lo que sucede en el ambiente ocurre primero en la mente de alguien. Nada se realiza o se concreta si antes no es asimilado y procesado por el intelecto. Por eso, si quieres que algo suceda en tu exterior, primero debe ocurrir en tu interior. Si quieres cambiar lo que está afuera, es necesario cambiar lo que está adentro. De lo contrario, nunca habrá una transformación real.

¿Quieres algo nuevo, pero simplemente no ocurre? Evalúa tus pensamientos, quizá continúan siendo antiguos. Tal vez cargas con pensamientos viejos sobre tus logros, sobre ti mismo, sobre Dios…

Actualiza tu mente como lo hizo Gedeón, cuando dijo:

«[…] ¿Dónde están las maravillas que nuestros padres nos contaron, cuando nos decían que el Señor los había sacado de Egipto? ¡Pero ahora resulta que el Señor nos ha desamparado, y que nos ha entregado en manos de los madianitas!».

Es decir, él no se conformó con lo que Dios hizo en el pasado. Él quería resultados actuales y nuevos para contar.

Ahora tú tienes la oportunidad de tener nuevos logros, pero si lidias con esa posibilidad con viejos pensamientos, no los conseguirás.

Cambia tus pensamientos antiguos por nuevos, para cambiar tu vida antigua por una nueva. Actualiza tu mente y ten un testimonio tan actual como la Palabra de Dios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario