Pecado no confesado

Pecado no confesado

Cuando una persona es acusada en su conciencia, su fe se debilita y si ella no puede usar su fe, entonces no puede recibir el Espíritu Santo. El pecado es una de las mayores causas por las que una persona no puede recibir el bautismo con el Espíritu de Dios.

 

¿Cómo se siente usted después de tomar un baño en las noches? Con seguridad, más relajado, al punto de que al irse a dormir se encuentra más ligero. Casi de la misma manera sucede con nuestra vida espiritual, cuando estamos limpios de pecado nos sentimos libres y seguros, listos para usar la fe y enfrentar cualquier mal que aparezca en nuestros caminos.

 

Sin embargo, cuando la conciencia acusa de algún pecado y la persona intenta buscar el Espíritu Santo, pensamientos de duda le impiden concentrarse en su objetivo, pues una voz en su interior le inculpa.

 

También hay casos donde la persona en el pasado cometió un error, y en el presente (aunque ya no practica el pecado) su conciencia no le deja tranquilo, pues siente que el error le persigue y que no es digno de recibir el Espíritu Santo. Estos errores pudieron ser cometidos incluso mucho tiempo antes, pero si la conciencia continúa pesada, eso quiere decir que la persona aún no cree en el perdón de Dios.

 

Sea cual sea el caso, la clave aquí es el arrepentimiento verdadero y el perdón. Es necesario que la persona crea que Dios es fiel para perdonar nuestros pecados si los confesamos y nos arrepentimos de verdad. Si la persona confiesa su error y lo abandona, aunque tenga que vivir con las consecuencias del mismo, puede tener la certeza del perdón de Dios.

 

Después de que la persona comete un pecado, especialmente cuando ella ya conoce del Señor Jesús, una de las cosas más difíciles es que ella se perdone a sí misma, incluso después de haber pedido perdón al Señor Jesús. Pero esta lucha interna es una consecuencia del pecado que debe ser trabada por la persona, por medio de lo que está escrito en la Biblia.

 

No deje que el mal use las acusaciones del pasado para impedir que reciba el Espíritu Santo. Si usted se arrepintió y confesó su error, crea en el perdón de Dios y use la fe, que siempre mira hacia adelante.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario