Espiritu Santo

El poder del Espíritu Santo

La  necesidad de recibir el Espíritu Santo es de suma importancia para aquellos que quieren vencer las adversidades o las dificultades de la vida y mantenerse en la fe, no basta solo creer en Dios o tener conocimientos bíblicos, es necesario ser engendrados por Dios.

 

A causa de la falta del Espíritu Santo son muchos que al pasar por problemas se desesperan y desistiendo de la fe. En cambio aquel que recibe el Espíritu de Dios enfrenta y vence cualquier adversidad. Grandes ejemplos fueron los héroes del pasado que obtuvieron grandes victorias.

 

Es muy fácil mantenerse en la fe, cuando no existen los problemas o cuando todo está bien. Mientras la persona está recibiendo los beneficios de la fe, ella está contenta y recibe la Palabra de Dios con alegría. Pero cuando viene una tribulación, una persecución, entonces entra en desesperación y termina desistiendo de la fe, por causa de no tener un encuentro con Dios. David enfrentó y derrotó al gigante Goliat, él venció porque estaba poseído del Espíritu Santo. Esta es la clave de la victoria y la diferencia entre los que vencen y los que  fracasan. Los que vencen son aquellos que tienen el poder del Espíritu Santo.

 

A través de la fe, podemos lograr muchas conquistas, pero también a través de la duda perderlas. La fe nos lleva a conquistar y la duda a fracasar. Pero cuando usted está poseído por el Espíritu Santo, no hay lugar a dudas. Su vida está iluminada y las tinieblas no pueden prevalecer, por lo que el mal no le puede tocar.

 

David tuvo que enfrentar muchas otras adversidades, como fue el caso de que Saúl lo odiaba y lo quería ver muerto. Contrariamente, David nunca quiso ver muerto a Saúl, y aún habiendo tenido oportunidades de matarlo, nunca lo intentó, porque respetaba la unción que había tenido Saúl. Un día Saúl fue derrotado por los enemigos y la gente comenzó a clamar por David hasta que fue puesto como rey. (Partes bíblicas mencionas 1 Samuel 17:1-57).

 

La prioridad en la vida de David era Dios, por eso el venció cada situación difícil, adversidades y cada batalla que tuvo, porque estaba sometido a Dios y había tenido experiencias con Él. Si usted quiere vencer y conquistar las grandezas de Dios, tener una vida de éxito, de victorias, es necesario la sinceridad y la honestidad delante de Dios, despojarse de sus tradiciones y costumbres; asumir un compromiso, tomar a Dios como prioridad en su vida y hacer un pacto con Él. Esto lo llevará a obtener el poder del Espíritu Santo en su vida. Dios le bendiga.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario