Oraciones

Respuesta de Dios

Un hombre se hallaba en el tejado de su casa durante unas inundaciones y el agua le llegaba a los pies. Poco después, pasó un individuo remando en una canoa y le gritó:

 

– “¡Oiga! ¿Quiere que le lleve a un sitio más alto?”.
- “No, gracias – replicó el hombre -. Tengo fe en el Señor y Él me salvará”.

 

Pasó el tiempo, y el agua le llegaba al hombre hasta la cintura. Entonces pasó por allí una lancha de motor.

 

– “¿Quiere que le lleve a un sitio más alto?” -gritó el que la llevaba.
- “No, gracias – respondió el hombre -. Tengo fe en el Señor y Él me salvará”.

 

Más tarde, cuando el nivel del agua le llegaba hasta al cuello del individuo, llegó un helicóptero.

 

– “¡Cójase a la cuerda – gritó el piloto -. Yo le subiré”.

 

– “No, gracias – dijo el hombre por tercera vez -.Tengo fe en el Señor y Él me salvará”.

 

Desconcertado, el piloto dejó a aquel hombre en el tejado, casi cubierto por las aguas. Después de haber pasado horas allí, el pobre hombre no pudo resistir más, se ahogó y fue a recibir su recompensa.
Mientras aguardaba en las puertas del Paraíso, se halló frente al Creador y se quejó de lo ocurrido:

 

– “Señor – le dijo -, yo tenía total fe en que Tú me salvarías y me abandonaste. ¿Por qué?”

 

A lo cual le replicó el Señor: – “¿Qué más quieres? ¡Te mandé dos lanchas y un helicóptero”.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario