Desierto2

Respuesta en el desierto

La Biblia menciona varios héroes de la fe, del pasado, pero ¿porqué ellos hicieron la diferencia en su época? ¿Cuál fue la razón de que se destacarán y conquistarán? Hombres como Moisés por ejemplo.

 

Él creció en Egipto, como príncipe tenía todas las comodidades y privilegios, pero viendo como su pueblo se encontraba en la esclavitud y era humillado, esto lo hacía vivir indignado con la situación. Pero esta situación del pueblo no cambiaba, porque ellos se habían acomodado y resignado a ser esclavos.

 

Moisés no pertenecía al pueblo de Egipto, la hija de Faraón lo había recogido, pero ella sin saber contrató a la propia madre de Moisés para que lo cuidara. Fue así que Moisés tuvo el conocimiento de la Palabra de Dios, porque su madre le enseñó. “Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón”. (Hebreos 11:24-26). Moisés  no estaba mirando para lo que él iba a renunciar, sino para el galardón, que recibiría de Dios.

 

“Por la fe, él dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey,  porque se sostuvo, como viendo al invisible”. (Hebreos 11:27). Moisés renunció, sacrificó todo y fue para el desierto, en este lugar deshabitado Dios lo preparó para ser el líder de Su pueblo, en el desierto Moisés aprendió a lidiar con los peligros y con as condiciones extremas del frío y del calor de aquel lugar, por el cual más tarde guiaría el pueblo de Dios. En el desierto Moisés se hizo fuerte,

 

Además, fue en el desierto que él subió al Monte Sinaí y fue cuando pudo ver a Dios. El Señor dijo a Moisés: “ No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es. Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, … Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias, y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel…”. (Éxodo 3:5-8). Dios apareció a Moisés, después de que él renunció, y lo ungió para que él fuese a liberar a Su pueblo de la esclavitud.

 

Cuando una persona está dispuesta a sacrificar, significa que ella está dispuesta a poner en practica su fe, a pasar por el desierto, ahí ella aprenderá a depender de Dios a buscarlo con todas sus fuerzas y es así que Él podrá prepararla para ser una persona vencedora.

 

Si usted quiere conquistar lo que siempre a deseado, es necesario sacrificar y pasar por el desierto como lo hizo Moisés, él creyó en la Promesa de Dios y esto lo llevó a ser exaltado por Él.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario