Sacrificio

El sacrificio clama por justicia

Sacrificio significa poner la vida en el altar de Dios, esto es, dar todo de uno para Dios, es actitud muestra, el verdadero amor y una fe practica. Solo sacrifican aquellos que creen, se puede decir que el sacrificio es la mayor demostración de fe hacia a Dios y esto es lo que llama la atención de Él.

 

“Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella”. Hebreos 11:4.

 

Caín y Abel, eran hermanos, los dos recibieron la misma educación, pero Abel, se entregó a Dios, poniendo su vida en el altar y ofreciendo su perfecto sacrificio, en cambio Caín menospreció a Dios ofreciéndole cualquier cosa, poniendo en el altar de Dios lo que le estaba sobrando. Cuando la persona se dispone a sacrificar, ella está demostrando una fe en acción, y Abel, ofreció un sacrificio a Dios movido por la fe.

 

“… Y miró el Señor con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya”. (Génesis 4:3-4). El sacrificio de Abel tuvo sangre, en cambio la ofrenda de Caín fue una ofrenda común, no tuvo sangre.

 

En la actualidad no es diferente, existen personas que conquistan, que son prosperas y respondidas por Dios, porque ellas han sacrificado. En cambio la vida de otras personas sigue de la misma manera, están vacías de la Presencia de Dios, porque hasta el momento no ha existido una entrega sincera y completa. La vida no ha sido puesta en sacrificio en el altar de Dios y no ha existido una verdadera manifestación de fe, y por eso la justicia de Dios no se manifiesta en la vida de esas personas.

 

“…Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante. Entonces el Señor dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él”. Génesis 4:5-7. Dios no hace acepción de personas, cuando la persona está dispuesta a poner su vida en el altar de Dios, es su sacrificio quien clama por la justicia Dios, esto trae como consecuencia las bendiciones y las conquistas en la vida de ella.

 

Cuando hay sacrifico, la sangre que es derramada, clama a Dios por uno, es así, que el sacrificio clama por nosotros. Si usted quiere ofrecer su vida en sacrificio a Dios, es necesario entregarse de cuerpo, alma y espíritu, es estar dispuesto a hacer un pacto con Él y ser fiel a Su Palabra.

2 comentarios
  1. Israel
    Israel Dice:

    GRACIAS POR LA DIRECCION QUE ME DA, SE QUE HABLA EL ESPÍRITU SANTO POR MEDIO DE USTED, ES VERDAD CUANDO HE PUESTO ME VIDA EN EL ALTAR, COSAS GRANDIOSAS, HAN ACONTECIDO Y CUANDO HAGO MI VOLUNTAD, LO GANADO SE HA PERDIDO.
    ATTE
    ISRAEL

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario