Salvación

Salvación en riesgo

Desde que el ser humano le entregó al diablo la autoridad que Dios nos dio, el verdadero rey de este mundo es satanás. Él ha logrado someter a gran parte de la humanidad porque ésta acepta su dominio. Por satisfacer los deseos de su corazón, el hombre obedece al mundo para tener ese placer efímero y autodestructivo.

 

Pero quienes eligieron seguir a Cristo, deben luchar día a día contra dos enemigos: las tentaciones del diablo y contra sí mismos. Seguir a Jesús es elección suya, quiere decir que bajo su propia fuerza se esforzará por permanecer en la presencia de Dios.

 

Sin embargo, no es suficiente aceptar a Jesús y seguirlo como ejemplo, si usted no tiene la fuerza para vencer las tentaciones y sus propios deseos, seguramente corromperá su fe, y en la primera dificultad que atraviese, se alejará de las manos de Dios. Esto no ha sucedido una sola vez. Sin la presencia de Dios varios cristianos abandonaron su fe por el deseo material, carnal, sentimental, etc. Al inicio sus intenciones son puras, sin embargo deciden dejar a Cristo por someterse de nuevo a las leyes de este mundo y, por ende, pierden la salvación.

 

Sólo con el Espíritu Santo es que las tentaciones son vencidas. Si dejamos que Él nos use, guíe y proteja, con certeza podremos vencer diariamente las batallas del día a día. Aunque usted tenga la fe de mantenerse firme por sí mismo, dese cuenta que su fuerza es humana y, consecuentemente, se fatiga; a tal grado que en el momento menos esperado, se alejará del camino que decidió elegir y nuevamente se sentirá preso bajo las garras del diablo.

 

Recuerde que: El Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. (2Corintios 3:17)

Luche por esa libertad. Cuando elige ser de Cristo, el diablo lo bombardeará con tal de hacerlo caer. Pero con el revestimiento del Espíritu Santo, el propio Dios será su escudo y tendrá el sello de que ya no pertenece más a las leyes del diablo.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario