victoria-sobre-victoria

Victoria sobre victoria

‘De triunfo, en triunfo”, nos conduce nuestro Redentor y Señor. Atrás queda ya el tiempo en que vivíamos afligidos bajo el yugo de esclavitud espiritual. ¡Hemos sido liberados por la sangre del Cordero de Dios! Hemos sido investidos del Espíritu Santo, que nos capacita para vivir una vida de renovada victoria!

 

Las asechanzas del enemigo, las seducciones del mundo, todo puede ahora ser gloriosamente rechazado y vencido por nuestra fe. “¡Esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe!”. Por la fe nos conectamos vitalmente con la gran fuente de energía espiritual, y somos potenciados infinitamente más de lo que necesitamos.

 

Por la fe se hacen realidad nuestras esperanzas, y recibimos el oportuno socorro en nuestros trances de debilidad. Sabiendo nuestro Señor cuán propensos somos todos al desmayo y al acobardamiento, nos dijo: “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”. (Juan 16:33). Nos basta.

 

Nada más necesitamos. Nada más demanda nuestro Señor de nosotros. La fe es algo que aún el más endeble de nosotros puede llegar a disfrutar y poseer en la medida que necesita. ¡Gloria a Dios!

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario