women said, woman listening to gossip

¿Qué voz está escuchando?

Muchas personas son usadas por el mal por medio de las palabras de desanimo con la finalidad de colocar dudas en su corazón de quienes buscan a Dios.

 

Para estos instrumentos del mal todo está equivocado, todo es negativo, nada está bien. El diablo envía personas usadas por él a filtrarse en medio de la iglesia del Señor Jesús para intentar desviar a los cristianos de su fe en Jesús.

 

Regularmente a las personas les cuesta mucho tomar una decisión correcta, y cuando lo hacen, cuando ellas se entregan a Jesús, el diablo, quien ya no lo puede impedir, enseguida busca otra táctica. Por ejemplo, sopla en su mente, lanza pensamientos como: “No sirve de nada, no hay más solución para su problema”.

 

El diablo usa personas de su propia casa, personas de su familia para desviarle de Dios. E incluso las personas que amamos son usadas por el mal para impulsar ideas equivocadas, para desanimarnos y desviarnos de la fe en Dios. Es necesario estar muy atento para no caer en esas trampas.

 

Usted no tiene que dar oído a nada ni a nadie, y solamente escuchar la voz de Dios, la voz del Espíritu Santo.

Es muy fácil discernir cuál es la voz de Dios, y cuál es la voz del diablo: La voz del diablo es la palabra de duda, de derrota, aquella que le oprime y que le trae angustia. La voz de Dios es la palabra de certeza, de fe, de ánimo, de vida, la palabra de Dios sirve para consolar, para liberar y edificar su vida.

 

Tenga cuidado para que usted no sea sorprendido, es necesario estar atento. ¿Cuál voz usted va a escuchar? En nuestra vida siempre estaremos propensos a escuchar dos voces. Cuando alguien toma la decisión de aceptar al Señor Jesús, el diablo ya no puede tocar en tal persona, pero él irá a trabajar con la palabra, intentando sembrar dudas en su corazón.

 

Vamos a escuchar la voz de Jesús, la Palabra de Él solamente, esto nos mantendrá fuertes y firmes siempre. —Así que la fe viene por el oír, y el oír, por la palabra de Dios. (Romanos 10:17).

 

Obispo Paulo Roberto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario