Perder para ganar…

Dos potrillos que eran hermanos y disfrutaban de la vida al aire libre correteando por las praderas. Un día, ambos fueron enlazados y llevados a las caballerizas del rey.

 

Su libertad había terminado. Pronto comenzó un período de estricta disciplina, que para ellos fue un largo y doloroso proceso. Jamás imaginaron que existía tal cosa.

 

De pronto, uno de ellos se rebeló, y dijo: —Esto no es para mí. Me gusta la libertad, las verdes montañas, los arroyos. Y sin decir nada más, saltó el muro y escapó.

 

Extrañamente, el entrenador no hizo nada para traerlo de vuelta y dedicó todo el tiempo a entrenar al que se había quedado. Fue un adiestramiento eficaz, ya que el potrillo, en obediencia, aprendió hasta los más mínimos detalles que le enseñó su entrenador. Después de un tiempo, estaba listo para la tarea para la cual fue preparado; le colocaron los arneses y lo pusieron en la carroza del rey junto a otros 5 caballos.

 

Un día, iba la carroza del rey engalanada, por el camino real. Los seis caballos, con adornos de oro en sus cuellos, y campanillas de oro en sus patas que, cuando trotaban, sonaban dulcemente.

 

Desde lo alto de la colina, un potrillo observaba todos los movimientos. Al acercarse a la carroza, reconoció a su hermano y dijo: —¿Por qué han honrado a mi hermano de esa manera, que habrá hecho para semejante honra? ¿Por qué escogieron a mi hermano y no a mí?

 

Uno de los caballos de la carroza contestó: —Porque él se sujetó a la voluntad y a la disciplina de su maestro y tú te rebelaste. Así que él fue escogido y tú desechado.

 

Poco tiempo después, una tremenda sequía azotó al país. Los arroyos dejaron de fluir y los pastos se secaron. Sólo se podía ver desolación y tristeza. El potrillo salvaje corría de un lado a otro tratando de conseguir algo qué comer y beber, pero el panorama era desolador. Se sentía débil y mostraba signos de desnutrición. De pronto, vio a lo lejos la carroza del rey. Su hermano iba con los demás caballos fuerte y erguido, con sus atavíos de oro.

 

Sacando fuerzas, en su debilidad, le gritó. —¡Hermano mío! ¿Dónde encontraste el alimento que te ha mantenido tan fuerte y robusto en estos días de hambre? En mi libertad, recorro todo el valle tratando de comer y beber, pero no logro conseguir nada. ¿Dónde consigues tú, en estos días de sequía? ¡Dímelo, por favor! Necesito comer de lo contrario moriré.

 

Su hermano, le respondió: —En los establos de mi maestro hay mucha comida y toda el agua que necesitamos, él nos alimenta con mucho amor, no nos hace faltar nada. Sus graneros nunca se acaban, y su pozo jamás se seca.

 

Reflexión: 

Muchas veces el ser humano para mantener la supuesta “libertad” lo único que hace es apartarse de la fuente de vida, que es Dios.

 

Es necesario cambiar la manera de pensar, y ver que servir a Dios no nos hace perder nuestra libertad, al contrario, es obedeciéndole a Él cuando seremos completamente libres, felices y no nos faltará nada, en los momentos difíciles Él siempre estará con nosotros para ayudarnos a salir adelante, pero es necesario vivir en obediencia a Su Palabra.

 

“Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará”. (Marcos 8:35).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *